Nuestro viaje a Oporto en 5 días

Portugal es un destino diferente que teniendo tan cerca todos deberíamos conocer. Puede que no sea un país tan valorado como otros de Europa, pero para nosotros tiene un encanto muy especial. Vamos a enseñarte en este post el itinerario que hicimos para ver Oporto en 5 días.

Día 1

Nuestra aventura empezó con un viaje de autobús de cinco horas, desde nuestra ciudad, Coruña, es la manera más barata, aunque también se puede hacer el recorrido en tren con unos cuantos transbordos.

Después de dejar las maletas nos apetecía pasear y realizar la primera toma de contacto con la ciudad, en nuestro caso fue el ayuntamiento de la ciudad, que está ubicado en la Plaza dos Aliados, lo mejor que puedes hacer en esta zona es disfrutar de la inmensa calle y los edificios que la rodean.

P1010001.JPG

Continuamos la pequeña ruta del primer día paseando hacía el río y nuestros pies nos llevaron a la estación de São Bento, uno de los imprescindibles de la ciudad. Se trata de una estación de tren que cuenta con un hall muy particular, vas a poder contemplar la historia de Portugal contada a través de pequeños azulejos blancos y azules.

Por culpa del cansancio no nos entretuvimos mucho más, así que nos fuimos a la ribeira del río a probar el famoso vino, picar algo y al hostal. Tenemos que decir que la primera impresión de Oporto ya fue buena.

Día 2

Decidimos ir al centro de la ciudad andando desde el hostal, nos apetecía callejear y encontrar calles que no estuviesen en las guías, siempre descubres algo nuevo.

Llegamos a la calle Santa Catarina, la calle de tiendas de Oporto, donde puedes parar a mirar algún escaparate o también tomar un café en el famoso Café Magestic, el más antiguo de Oporto (no, no es barato, pero desde fuera puedes ver lo bonito que es).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un poco más adelante se encuentra el Teatro Nacional São João, donde aprovechamos para comer, probamos un plato típico de allí, la francesinha, un sándwich relleno de chorizo, filete,  jamón y queso, con una salsa picante que es increíble y acompañado de patatas fritas (pruébalo, sin duda, seguro que te está sonando muy bien la combinación 😛 ).

Dando un paseo nos fuimos a ver la catedral, que destaca más por las vistas desde su explanada que por ella misma. Cruzamos el puente de Luis I, el más famoso de la ciudad, por su parte alta. Al otro lado te espera el monasterio Serra do Pilar (entrada 2€, por ese precio merece la pena verlo).

Ya nos encontrábamos en Gaia, el que luego se iba a convertir en nuestro gran amor de esta ciudad. Tienes que perderte por sus calles para poder ver su encanto pero también puedes odiar sus adoquines y lo que le van a hacer a tus pies. Gaia es una parte más tranquila que Oporto y nos gusta infinitamente más, y lo mejor de todo es que solamente cruzando el puente encuentras precios mucho más baratos, así que cenita y cervecitas.

El segundo día acabó mucho mejor que el primero, la ciudad ya nos había cautivado un poquito más. Además, al ser una ciudad que se recorre en pocos días, puedes permitirte el lujo de ir tranquilo.

Día 3

Nos levantamos con un gran día de sol, así que nos cogimos un autobús hasta los jardines del Palacio de Cristal, donde puedes encontrar diferentes secciones con plantas de diferentes lugares. Lo mejor, pasear y disfrutar del “pequeño bosque” y de sus pavos reales.

Desde allí cogimos el tranvía y nos fuimos a las playas de Foz, caminamos todo su paseo hasta encontrarnos con un bar que literalmente estaba encima de la playa, así que, no pudimos resistirnos a parar y tomar algo disfrutando del día. Total, teníamos tiempo de sobra.

P1010186.JPG

Hacía el final de la tarde volvimos a Gaia para dar un paseo en barco, su precio es de 10€, pasas bajo los siete puentes y te dan una visita a una bodega y dos catas más en otras dos bodegas (en Oporto esto puede costar el doble), nosotros las dos veces que lo hicimos lo hemos hecho en el barco de la bodega Offley.

P1010082.JPG

Después nos fuimos a cenar hacia el final del paseo de Gaia y en un pequeño pub irlandés que se llama Irish & Co encontramos lo que para nosotros son las mejores vistas de la ciudad.

IMG_20140609_234453.jpg

Día 4

Nos cogió por sorpresa un festivo en Portugal. Nuestra idea era visitar el mercado del Bolhao y la librería Lello (en la que está inspirada Harry Potter) pero nos conformamos con verlos cerrados. Aprovechamos la mañana para comprar cositas para llevarnos y comimos en frente de la Torre dos Clérigos visita también obligada en esta ciudad (4€ subir).

Paseando nos encontramos con el Palacio de Justicia un sitio que no aparece en ninguna página de turismo que a nosotros nos encantó y que te aconsejamos sin duda que vayas a ver.

El resto del día fue simplemente recorrer la ciudad, nos encontramos con diferentes artistas callejeros y vivimos un poco más la vida local.

La mejor manera de acabar este viaje y poner el broche final era volver al sitio que nos enamoró de la ciudad, nos fuimos a cenar a Gaia.

Cuando estábamos cruzando el puente ya de vuelta, empezamos a escuchar música en directo, descubrimos un pub en el que nos trataron muy bien. Con una copa y estas vistas, le dijimos a Oporto “hasta luego”.

IMG_20140609_003335.jpg

Día 5

Viajábamos tan pronto que no nos dio tiempo a nada, pero no nos importó, la ciudad ya nos había dado muchos momentos y sobre todo, nos llevábamos muchos recuerdos. Esta fue nuestra primera visita a Oporto en 5 días, aunque no fue la última. Nos parece una escapada perfecta si tienes pocos días, así que, ya sabes, si tienes alguna duda sobre esta maravillosa ciudad no lo dudes y pregunta 😉 .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s